Llamamiento personal a la mente tranquila.

Mente, hola.

Soy yo, me conoces desde hace mucho más tiempo del que recuerdas. Sabes, bien sabes, sabes, que ya va siendo hora de que trabajemos juntos y no uno en contra de otro. Sabes, bien sabes, sabes, que es el momento más importante de tú vida, y que lo que se juegue dentro de la estática no importa nada, sólo es distractorio, una falsa realidad. Sé, bien sé, sé, que lo importante es el presente, que hoy, por las circunstancias lo importante eres tú, tú me darás el punto de vista necesario para alcanzarme a mi mismo y poder sobrevolar esta vida, esparciendo un don allá donde vaya. Por eso mente, querida y fiel mente, desde lo más profundo del amor creacional de mi existencia te pido, elijo que, te unas a mi, que seamos uno, en concordancia con todo aquello que nos rodea. Caminemos juntos, volemos juntos, te quiero tanto… Te deseo tanto… Y quiero verte, sentirte apaciguar a las cigüeñas. Aquí no somos nada el uno sin el otro, y somos todo juntos. En mi interno, yo conozco, yo soy, yo vivo, por eso desde mi entereza, vengo a ayudarte, a ayudarte a ser amor. Te entrego toda mi energía, pasión y deseo de amor para que puedas ser mía otra vez y no la posesión de una necesidad, hoy serás la libertad, yo te hago libre de mis errores, miedos e inseguridades, yo te libero de todo aquello excepto del amor, el amor incondicional hacia el mundo y hacia la vida. Te pido por favor, que te sumerjas en lo profundo de mi existencia infinita y que acalladamente y con ligereza busques y encuentres la entereza que ambos conocemos y hemos experimentado, el fluir natural de las cosas, que apliquemos juntos el navegar sobre las olas de la confianza absoluta con el momento a momento. Todo ésto de manera particular, en lo minúsculo. Yo estoy aquí y te quiero mente mía, te amo emoción, se sanación, utiliza tu energía con amor incondicional, lo hicimos, lo hacemos y lo haremos por el venir de los días, las semanas, los meses, los años, los lustros, las décadas, los siglos, los milenios y durante nuestra travesía por el infinito.

Hoy hay que estar atentos a todo, a todos los detalles que sucedan, debemos atenderlo todo, debemos usar y apreciar todo y ejerceremos con ligereza el 100% de nuestra fuerza, juntos, como un único ser de amor libre y energético en pos de la vida, las vidas y el infinito que reina en la conciencia. Observa, contempla y no interfieras más de la cuenta. Sé justa y benévola contigo misma, se amable y armoniosa, se alegre con lo que te suceda, observa, sólo observa lo que acontece y confía. Acoge todo aquello inmenso y deja espacio en tu infinito para lo nuevo, sal de la estática y juega a tu juego perfecto de vida, dejando que ésta sea vida.

Todo lo que pueda suceder en adelante, ya pasó y se superó. Todo lo que sientas ya lo sentiste, y ya va siendo hora de sentir lo nuevo y hermoso que ésta por acontecer. Ábrete a la inmensidad y deja de observar lo particular, de minúsculo, vuelve a mirar las estrellas. Control, punto medio, amor, plenitud, todo.

Somos uno, siempre y por siempre. Disfrutemos de nuestro tiempo, abandona la expectativa, pues el expectante es el mismo tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trascendencia y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s