Los planos en el viaje astral

viajeastral

Son muchos los casos de gente que asegura haber vivido esta experiencia de forma involuntaria, en realidad es algo mucho más común y natural de lo que podemos imaginar. Consiste en el desprendimiento de una parte de nosotros, seguido de un movimiento que nos conduce a otro plano, al astral.

Quienes han tenido esta experiencia, dicen haber sentido que su cuerpo aumentaba de peso considerablemente, como si se estuviera hundiendo bajo las sábanas, sintiendo una profunda relajación muscular hasta el punto de perder consciencia de éstos. Como si fuera un sueño lúcido, o una experiencia mucho más real que cualquier sueño común, sintieron un desprendimiento del cuerpo pesado y limitado, una sensación de flotación etérea donde pudieron verse a ellos mismos y la habitación que les rodeaba de una manera ampliada o panorámica.

Este hecho, como comentaba más arriba, es algo que sucede con mucha frecuencia y todos nosotros lo vivimos cuando dormimos. Algunas personas logran que esta experiencia sea lúcida y útil, es decir, completamente voluntaria y controlada, pudiendo recordarlo a la mañana siguiente o despertándose después del viaje. Esto se puede conseguir mediante técnicas e inducciones, cosa que no es muy recomendable, ya que el desprendimiento inducido puede ser doloroso, confuso y peligroso para el cerebro. La manera natural de lograr el desdoblamiento del cuerpo y ser es a través de la conciencia de uno mismo, de la relajación y del deseo profundo de “despertar” a la otra realidad. Siempre con paciencia, respeto y cariño con uno mismo.

Dicen que en el plano astral se vislumbra la verdad, que nuestro intelecto es capaz de percibir señales vibracionales invisibles, que se puede viajar a cualquier lugar del mundo mediante el vuelo o la teletransportación del ser, y que en este plano se puede contactar o ser contactado por entidades de otros planos.

Pero ¿Qué encontramos en este plano?

La materia se desprende y se nos otorga conocimiento a través de una visión diferente del mundo, a través de una entendimiento de consciencia limpio o a través de mensajes de entidades, en el mejor de los casos, superiores.

astrallow

Por eso comentaba que inducirse al sueño lúcido mediante plantas o entrenamientos forzados podría ser peligroso, ya que puedes no lograr un desprendimiento completo y quedarte “entre dos planos” donde probablemente no volarás, más bien sentirás en anclaje férreo con la materia y una gran densidad, y no contactarás con seres superiores, si no con resquicios del yo interno y seres del submundo astral que nunca te harán daño físico, pero si podrían confundirte y estancarte o hacerte ver un plano inferior al que no perteneces. Aunque toda forma de visión después del “yo” es un aprendizaje incondicional y una toma de conocimiento, hay que procurar no convertirlo en una totalidad, hay que procurar vivirlo con naturalidad, apartando aquellas emociones físicas que llevan a la confusión para poder ser un espectador limpio y atento.

Hay varios planos de consciencia que son accesibles para nosotros desde hoy mismo, el plano astral es uno de ellos, pero para llegar a él hay que atravesar otros tantos, donde puedes quedarte “atascado” emocionalmente por su impacto.

Desprender el alma del cuerpo es un acto natural que se da con la evolución del yo interno, asciende en paralelo con tu preparación mental y psíquica, por eso si no estás preparado para adentrarte en este mundo puedes hacerte daño sin querer.

El cuerpo sabe, sin esfuerzo ni ayuda de nuestra mente como desprenderse y llegar al plano astral sin interrupciones, donde de manera inconsciente recarga la vitalidad natural de su esencia. Sin embargo practicar un viaje astral desde la mente no preparada, es decir, forzando e induciendo, puede hacer que te conduzcan a otros lugares.

astral

En un caso muy próximo a mi, un amigo exponía:

Envidio a la gente que tiene ascensiones. Yo sin embargo lo único que conseguí fue un descenso. En muchos casos antes del desdoblamiento la persona sueña que vuela o que se prepara para ello. Yo soñé de la manera más vivida que te puedas imaginar que descendía una angosta y oscura escalera de caracol de manera abrupta, al final los peldaños desaparecían y yo me precipitaba a un abismo denso. Sin golpes ni nada me desperté de golpe a oscuras en la habitación, tenía el cuerpo completamente paralizado y rígido, sentía una enorme y angustiosa presión en el pecho y un manto que tapaba mi cara, mi “yo” quería desprenderse, confuso, pero algo me lo impedía a toda costa. Luché durante uno o dos minutos, intentando gritar pero sólo lograba balbucear. Finalmente logré incorporarme con la fuerza de la gravedad en mi contra, me levanté tres o cuatro palmos del colchón y nació una luz, sí, sí, la habitación se iluminó de forma antinatural y pude comprobar que una especie de manto finísimo y transparente cubría mi cara. Y lo que vi a través de ese manto me desconcertó muchísimo, pude ver a mis dos hermanas correteando por la habitación, jugando a perseguirse, con tanta claridad con la que te veo a ti. Mis hermanas son mayores que yo, están rondando los cuarenta años, sin embargo cuando las vi no debían de tener más de diez años. Cabe decir que mis hermanas habían nacido y crecido en esta casa, y estoy seguro de que lo que vi fue un resquicio energético del pasado. No sé hasta donde viajé astralmente, pero no llegué a donde debía llegar, me quedé atorado en algún lugar desconocido para mi. El manto de mi cara se desprendió, y volvió la oscuridad, la presión desapareció con tanta fuerza que me puse de rodillas sobre la cama, encendí la luz a toda prisa y todo parecía estar normal. Fue una experiencia hermosa y aterradora al mismo tiempo”.

No hay que forzar la evolución del yo, eso sólo se consigue a través del aprendizaje y el control de las emociones materiales y mentales. Hay que procurar no codiciar la naturaleza desconocida, pues ya es de todos y de uno. Cada cual está en un punto de su propio camino, puedes correr todo lo que quieras por él, pero así sólo lograrás agotarte y no poder apreciar con claridad las enseñanzas del proceso interno de cada uno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Trascendencia y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los planos en el viaje astral

  1. Pingback: ¿Por qué estamos solos? Aprovecha tu soledad | motor de arkivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s