Los planos en el viaje astral

 

Son muchos los casos de gente que asegura haber vivido esta experiencia de forma involuntaria, en realidad es algo mucho más común y natural de lo que podemos imaginar. Consiste en el desprendimiento de una parte de nosotros, seguido de un movimiento que nos conduce a otro plano, al astral.

Quienes han tenido esta experiencia, dicen haber sentido que su cuerpo aumentaba de peso considerablemente, como si se estuviera hundiendo bajo las sábanas, sintiendo una profunda relajación muscular hasta el punto de perder consciencia de éstos. Como si fuera un sueño lúcido, o una experiencia mucho más real que cualquier sueño común, sintieron un desprendimiento del cuerpo pesado y limitado, una sensación de flotación etérea donde pudieron verse a ellos mismos y la habitación que les rodeaba de una manera ampliada o panorámica.

Este hecho, como comentaba más arriba, es algo que sucede con mucha frecuencia y todos nosotros lo vivimos cuando dormimos. Algunas personas logran que esta experiencia sea lúcida y útil, es decir, completamente voluntaria y controlada, pudiendo recordarlo a la mañana siguiente o despertándose después del viaje. Esto se puede conseguir mediante técnicas e inducciones, cosa que no es muy recomendable, ya que el desprendimiento inducido puede ser doloroso, confuso y peligroso para el cerebro. La manera natural de lograr el desdoblamiento del cuerpo y ser es a través de la conciencia de uno mismo, de la relajación y del deseo profundo de “despertar” a la otra realidad. Siempre con paciencia, respeto y cariño con uno mismo.

Dicen que en el plano astral se vislumbra la verdad, que nuestro intelecto es capaz de percibir señales vibracionales invisibles, que se puede viajar a cualquier lugar del mundo mediante el vuelo o la teletransportación del ser, y que en este plano se puede contactar o ser contactado por entidades de otros planos.

Pero ¿Qué encontramos en este plano?

La materia se desprende y se nos otorga conocimiento a través de una visión diferente del mundo, a través de un entendimiento de consciencia limpio o a través de mensajes de entidades, en el mejor de los casos, superiores.

astrallow

Por eso comentaba que inducirse al sueño lúcido mediante plantas o entrenamientos forzados podría ser peligroso, ya que puedes no lograr un desprendimiento completo y quedarte “entre dos planos” donde probablemente no volarás, más bien sentirás en anclaje férreo con la materia y una gran densidad, y no contactarás con seres superiores, si no con resquicios del yo interno y seres del submundo astral que nunca te harán daño físico, pero si podrían confundirte y estancarte o hacerte ver un plano inferior al que no perteneces. Aunque toda forma de visión después del “yo” es un aprendizaje incondicional y una toma de conocimiento, hay que procurar no convertirlo en una totalidad, hay que procurar vivirlo con naturalidad, apartando aquellas emociones físicas que llevan a la confusión para poder ser un espectador limpio y atento.

Hay varios planos de consciencia que son accesibles para nosotros desde hoy mismo, el plano astral es uno de ellos, pero para llegar a él hay que atravesar otros tantos, donde puedes quedarte “atascado” emocionalmente por su impacto.

Desprender el alma del cuerpo es un acto natural que se da con la evolución del yo interno, asciende en paralelo con tu preparación mental y psíquica, por eso si no estás preparado para adentrarte en este mundo puedes hacerte daño sin querer.

El cuerpo sabe, sin esfuerzo ni ayuda de nuestra mente como desprenderse y llegar al plano astral sin interrupciones, donde de manera inconsciente recarga la vitalidad natural de su esencia. Sin embargo practicar un viaje astral desde la mente no preparada, es decir, forzando e induciendo, puede hacer que te conduzcan a otros lugares.

astral

En un caso muy próximo a mi, un amigo exponía:

Envidio a la gente que tiene ascensiones. Yo sin embargo lo único que conseguí fue un descenso. En muchos casos antes del desdoblamiento la persona sueña que vuela o que se prepara para ello. Yo soñé de la manera más vivida que te puedas imaginar que descendía una angosta y oscura escalera de caracol de manera abrupta, al final los peldaños desaparecían y yo me precipitaba a un abismo denso. Sin golpes ni nada me desperté de golpe a oscuras en la habitación, tenía el cuerpo completamente paralizado y rígido, sentía una enorme y angustiosa presión en el pecho y un manto que tapaba mi cara, mi “yo” quería desprenderse, confuso, pero algo me lo impedía a toda costa. Luché durante uno o dos minutos, intentando gritar pero sólo lograba balbucear. Finalmente logré incorporarme con la fuerza de la gravedad en mi contra, me levanté tres o cuatro palmos del colchón y nació una luz, sí, sí, la habitación se iluminó de forma antinatural y pude comprobar que una especie de manto finísimo y transparente cubría mi cara. Y lo que vi a través de ese manto me desconcertó muchísimo, pude ver a mis dos hermanas correteando por la habitación, jugando a perseguirse, con tanta claridad con la que te veo a ti. Mis hermanas son mayores que yo, están rondando los cuarenta años, sin embargo cuando las vi no debían de tener más de diez años. Cabe decir que mis hermanas habían nacido y crecido en esta casa, y estoy seguro de que lo que vi fue un resquicio energético del pasado. No sé hasta donde viajé astralmente, pero no llegué a donde debía llegar, me quedé atorado en algún lugar desconocido para mi. El manto de mi cara se desprendió, y volvió la oscuridad, la presión desapareció con tanta fuerza que me puse de rodillas sobre la cama, encendí la luz a toda prisa y todo parecía estar normal. Fue una experiencia hermosa y aterradora al mismo tiempo”.

No hay que forzar la evolución del yo, eso sólo se consigue a través del aprendizaje y el control de las emociones materiales y mentales. Hay que procurar no codiciar la naturaleza desconocida, pues ya es de todos y de uno. Cada cual está en un punto de su propio camino, puedes correr todo lo que quieras por él, pero así sólo lograrás agotarte y no poder apreciar con claridad las enseñanzas del proceso interno de cada uno.

Publicado en Trascendencia | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

¿Qué se ve tras la membrana de la matrix en la que vivimos?

 

Dominamos este mundo con la mente. Así vemos lo que vemos, sentimos lo que sentimos y nos complace. Nos ajustamos a lo que nos rodea con la consciencia material y fluimos con total naturalidad en nuestro mundo, que por costumbre se ha convertido en algo habitual e incluso ordinario.

Aunque si pensamos fríamente en todo esto que nos rodea, la idea de mover un cuerpo a voluntad, la idea de poder interactuar al mismo tiempo con materia, la idea de asimilar el espacio-tiempo con la mente, la idea de ver y comprender es algo verdaderamente fascinante. Tan fascinante como absorbente y contundente. Tan normal que lo hemos afianzado al todo lo que es y será, y con esta premisa vivimos a toda prisa en una sociedad controladora que pretende que tus ochenta años de promedio de vida pasen a gran velocidad para que tengas poco tiempo para pensar, comprenderte y conocerte de verdad.

Vivimos en una carrera de obstáculos tan compleja, que durante el viaje no podemos llegar a apreciar el paisaje. De dónde venimos, a dónde vamos y qué somos son preguntas que se han presentado como enigmas sin respuesta, cuestiones inalcanzables que merece más la pena no pensar para poder vivir con total “libertad”

Entonces nos adaptamos y aferramos a esta realidad con miedo a que se acabe el escaso tiempo de vida que tenemos, y todos vamos sobre un tren repleto de ruido y distracciones que nos lleva a todos al mismo destino.

Bájate del tren

Pero ¿Qué pasa si alguien se baja de este tren? Aunque sólo sea durante un rato, ¿Qué pasa si alguien deja de escuchar esa música en repeat continua repleta de electricidad estática, redes Wifi y neurotóxicos?

Se encuentra de bruces con la idea original de la vida, con el silencio perpetuo, con la esencia del nacimiento y con la calma sosegada y agradecida que te ofrece la mente a cambio de nada. Entonces tenemos más tiempo para admirar el cielo y el universo. Y desde ese estado de soledad, donde se contempla como se aleja ese tren repleto de distracciones, disfraces, consumo y fiestas, se empieza a vislumbrar lo invisible.

Pensamiento libre que desata los miles de nudos cerebrales. Sólo desde el silencio podremos oír de verdad, sólo desde la más profunda oscuridad podremos ver de verdad. Recuperamos el control de nuestra mente.

Frente a nuestros ojos cae una membrana compuesta de luz y profundidad finita. Objeto palpable desde lo impalpable y vista desde lo invisible. No es posible atravesar la membrana con el cuerpo, por que no existe nada más asentado y acostumbrado a la materia que el cuerpo físico, pero aquello que condiciona el alma no la transforma irremediablemente, y es cuestión de tiempo y de deseo verdadero poder liberarla. Entonces nuestra mente transforma la membrana en persiana y es trabajo de uno el introducir los dedos entre sus lamas y abrir para poder contemplar al otro lado.

matrix

¿Qué se contempla más allá de la materia? En principio y como resquicios un océano de mundo personal interno, aquellos fantasmas, monstruos y miedos físicos. Un decadente descenso a los infiernos que recubre la vida de uno mismo. Un objeto que se presenta en forma de verdad, decenas de perturbaciones monstruosas que te condicionan en tu día a día, como buitres que sobrevuelan un un cuerpo dormido al borde de la desnutrición dispuestos a darse un festín. Resquicios de emociones oscuras que toman forma de submateria para poder interactuar contigo, pero que no son más que otro juego de la materia física, que se espantan desde la indiferencia, el amor, el cariño y el entendimiento hacia uno mismo. Entonces estos buitres se asustan al ver a alguien imperturbable y despierto, huyen con miedo de la luz y van a otro paradero para picotear otras futilidades infundadas. Lo único que vence al “diablo” es la más profunda indiferencia y si a esto le añades lástima por sus actos y compresión te estarás convirtiendo en un ser verdaderamente inmortal.

Entonces, estos seres huidizos se llevan la aterradora oscuridad consigo, y lo que queda es el siguiente escalón dimensional. Aquellos seres que desde la distancia nos observan, que nos hablan, que nos ayudan de manera indirecta. Su condición no les permite el contacto directo con nuestra materia, y entre nosotros y ellos hay tanta porquería e incredulidad que resulta imposible que la mente despierte a sus intereses para con nosotros. Muchas criaturas y entidades tanto humanas como humanoides o no humanas se encargan de manera muy concienzuda de que nuestra evolución sea un enredo lento y doloroso. Pero que no es más que un juego mental simple, que condiciona nuestra pequeña mente. Pero no hay que olvidar que nuestra mente sólo es un ápice de la totalidad de nuestro ser, que domina y siente las cosas tal y como nosotros se las planteamos, tal y como nosotros se las presentamos y nosotros siempre tendremos la última palabra.

Tras el miedo y la condición física o la arraigadísima consciencia social, se desprende el traje de carne material y se despierta la esencia de la vida que bulle en el interior de cada uno, se ven fogonazos energéticos repletos de compresión, creatividad y verdad. Aquellos seres de luz que reinan en el cosmos con una evolución que nació hace miles de millones de años, aquello a donde nos encaminamos a pasos lentos y quebradizos, aquello que nos espera en el mañana, o aquello en lo que siempre estuvimos, aquello de donde provenimos, la verdadera condición de una única e infinita existencia.

Ver sin ojos, ver con el alma, ver sin odio.

Publicado en Trascendencia | Etiquetado , , , , , | 3 comentarios

¿Por qué estamos solos? Aprovecha tu soledad

 

En la vida de los humanos premia la soledad. Desde el momento que nacemos y crecemos, sentimos como de alguna manera nos encaminamos a un destino solitario, sentimos como nos extirpan de nuestras familias y el camino y la vida se convierte únicamente en nuestra responsabilidad. Esto es un proceso tan doloroso como natural, algo necesario.

Cuando somos jóvenes tenemos miedo a estar solos, a no tener suficientes amigos con los que atrincherarnos en los momentos difíciles o a no tener gente con la que compartir nuestras experiencias.

¿Qué sentido tiene vivir si no se pueden compartir nuestras hazañas?

soledadfeliz

En muchas ocasiones nos pasamos la vida lamentándonos y buscando compañías, hasta el punto de meternos en hormigueros donde más que gente encontraremos bichos, buenos bichos tal vez, pero que no nos favorecerán en absoluto. Al final el miedo a la soledad hace que nos aferremos a un clavo ardiente y nos transformamos en aquello que quieren que seamos.

El crecimiento y el paso del tiempo hace que estas personas desaparezcan de nuestras vidas y volvemos a un punto 0. Y se repite el proceso, gira la ruleta y volvemos a aferrarnos a aquello que desde fuera se ve distorsionado, el instinto nos impulsa a buscar aquella mano amiga porque estar sólo es algo verdaderamente aterrador.

Apartamos la mirada y cerramos los ojos, no queremos vernos solos.

Parece que algo falla con nosotros mismos,

Parece que no estamos hechos para esta sociedad.

Parece que tenemos un problema y que olemos mal.

Pero ¿Que hay dentro de la soledad?

Precisamente todo un mundo que aceptar. La soledad es un reino inmenso y desequilibrado repleto de silencio útil, un silencio que da miedo porque saca a la luz todo aquello que queremos erradicar, todo aquello que no aceptamos, todo aquello que no queremos escuchar.

¿Y que hay dentro del silencio?

Pues si somos capaces de escuchar, aceptar y sanar aquello que no queremos ni vislumbrar nos encontraremos con algo oculto y maravilloso, que se trata precisamente de uno mismo. En un estado de desnudez e intimidad tan grande, donde reina el caos silencioso se distingue a la perfección el yo del molde de petroleo que nos cubre. Y al final, ante el abismo del vacío de la existencia surgirá la risa, y aquello que un día te dio miedo te dará pena y después se irá porque el peso que tenía sobre tu vida era la presión innecesaria que tú ejercías sobre él, el ansia que lo mantenía vivo innecesariamente.

La soledad, convertida en amiga querida, en compañera, nos dará las herramientas para curarnos a nosotros mismos, para convertir nuestras rocas en globos de helio que flotarán hacia el lugar de donde provenían, el vacío de nuestros miedos de plástico.

Es cierto que somos animales de manada que no sabemos vivir sin distracciones, sin alabanzas, sin compañías, es cierto que el yo que encontramos en la soledad es un ser dolido y triste, pero las distracciones y la felicidad plástica, el taparle la boca a nuestros miedos, el asfixiarlos con nuestra ansiedad sólo logrará convertirnos en algo cada vez más alejado de nosotros mismos y de nuestra verdad.

Por eso resulta complicado encontrar a gente a fin, a gente como nosotros, porque lo que se ve de fuera no es más que una imagen de nosotros mismos llena de caos y necesidad que atraerá a los bichos.

Quien ama su soledad es porque comprende que le hace falta, que le resultará necesaria para poder limpiarse y saber quién es de verdad. Quien ama y experimenta la soledad, con el paso del tiempo comprende que aquella etapa de vacío y frustración fue, tal vez, uno de los momentos más útiles y entrañables de su vida.

Por eso no hay que esconderse ni atrincherarse tras falsos ídolos, no hay que pretender imitar a aquel porque aquel lo ha conseguido todo, no hay que perseguir al arquetipo, porque no es más que la creación de alguien que persigue a alguien sin querer ser él.

La etapa de soledad trae consigo el silencio precioso, el único lugar del mundo donde puedes desnudarte y amarte tal y como eres, de donde resurgirás tan lúcido que vendrán a ti las mariposas y las golondrinas.

Y no necesitarás a un millón de amigos distorsionados, te será más que suficiente con dos compañeros para atravesar el duro camino de la vida.

Leer más: Los planos en el viaje astral. 

Publicado en Trascendencia | Etiquetado , , , , , , , , , | 9 comentarios

¿Te persigue un número concreto? Significados.

 

Los números componen el mundo, están por todas partes.

Muchas personas importantes de diferentes eras, han hecho hincapié en la importancia de la numerología. No sólo a través de su composición matemática, que nos ayuda a comprender de una manera práctica la materia física y en muchas ocasiones su comportamiento, si no también a un nivel metafísico interno. Los números son energía, su forma 1, 2, 3… es una manera de representarlos a través de lo cuantitativo, sin embargo encierran una potente característica cualitativa. La matemática, a pesar de su gran trabajo numérico trabaja de una manera limitada, y hay que procurar comprender que hay formas muy distintas de trabajar con estos pequeños caracteres más allá de su carcasa.

Cada persona posee un número personal desde su nacimiento, que va del 1 al 9, y como excepciones de números de dos cifras el 11, el 22 y el 33.

¿Cómo se calcula éste número?

Es muy sencillo, para ello debemos sumar todos lo números de nuestra fecha de nacimiento.

Por ejemplo:

27/7/1989 sería 2+7+7+1+9+8+9= 43

El resultado de dos cifras también hay que sumarlo. 4+3= 7

En éste caso da 7

Las fechas sumadas que den como resultado el número 11, el 22 o el 33 no hay que sumarlo, éstos serían los números maestros indivisibles, de los que hablaremos al final del post.

Muchas personas afirman que desde su juventud son “perseguidas” por un número concreto, que se la ha ido presentando y repitiendo una y otra vez durante muchos años. En ocasiones concuerda con el número de nacimiento, pero en otras ocasiones, en diferentes etapas o situaciones es otro número el que aparece, como si quisiera decir algo.

¿Qué quieren representar o decir los número?

1

El punto de partida, si se repite significa que algo nuevo va a empezar y que deberá ser tomado con generosidad y con apertura. Un nuevo principio, algo quedó atrás y hay que aventurarse a la nueva etapa o situación evitando la soledad.

Representa en lo interno la creatividad y el poder de liderazgo, por lo que lo nuevo tendrá que ser visto y representado de una manera creativa y hacia los demás. Con fuerte carácter, egoísmo y agresividad. Deberá mostrar a los demás lo adquirido controlando esas facetas insistentes. Voluntad inquebrantable con tendencia a la soledad, grandes éxitos, logros que preferiría no compartir. Carácter indomable y determinación, no permite que nadie se interfiera entre el/ella y sus objetivos. Da mucha importancia al éxito como forma de vida, llevándole al orgullo. Con un equilibrio entre éxito y generosidad puede lograr no sólo grandes cosas, si no una vida plena equilibrada entre el éxito material y el amor.

2

Si se repite indica que llegó el momento de cosechar el éxito de un esfuerzo. El final de una carrera o una etapa con un resultado implícito que está llegando. Indica abertura a alguien que se aproxima, es posible que llegue alguien para ayudarte o darte ese empujón que necesitas, para lograr algo que por uno mismo no es posible.

Dual. En lo interno representa la unión y de la dualidad. Correcto, incorrecto. Me gusta, No me gusta. Blanco o negro. Esto sí, esto no. También comprende la maternidad, el romanticismo y la sensibilidad. Personas seguras de si mismas pero con gran sensibilidad, necesidad de atención y de ayuda de segundas personas para encontrarse a si misma. A través de la seguridad emocional podrá conseguir cualquier cosa, pero la soledad, las carencias afectivas podrán desequilibrarla en gran medida. Capaces de todo por su “manada” y capacidad de liderazgo autoritario.

3

Grandes ideales, búsqueda del sentido de la vida y la sociedad a través del estudio. La inteligencia brillante hermética, creencias arraigadas. Cuando se repite en nuestro día a día cuenta que hay que abandonar lo viejo, salto de fe hacia la nueva aventura. Que llegó el momento de quitarse las viejas telarañas para aventurarse a un nuevo camino que ofrecerá en gran medida una gran enseñanza para la vida. Abandonar zona de confort. Introducción continua hacia el interior de uno mismo a través de lo externo.

En lo interno representa el ansia, la vida, la constante necesidad de movimiento, nuevos objetivos y desafíos. Grandes capacidades y buena actitud ante la vida, vivacidad y sentido del humor. Con gran optimismo y felicidad contagiosa. Son populares y enganchan positivamente a la gente por su forma de fluir con la vida y su don para sacar el lado bueno a las cosas. Tienen una cierta facilidad para la vida y dando la impresión de que tienen buena suerte.

4

Individualismo, inventiva, tenacidad y consciencia propia. Si se repite indica que llegó el momento de ser tú. Abandonar los pensamientos de terceras personas que te condicionan. Atrévete a desarrollar tu idea, confía plenamente en ti mismo y en tu intuición creativa. Déjate imbuir por tu ideal o tu creación y avanza con ello sin dudas.

En lo interno representan el arraigo a la realidad que nos rodea, desde su sentido más práctico. Procurarán sacarle el máximo partido a las cosas. Aunque tienen tendencia a estancarse en una idea o ideal le encontrarán sentidos y formas que otras personas no lograrían. Pueden llegar a ser muy rutinarios, pero conseguirán fluir y ser felices en su rutina. Trabajadores e impetuosos, con un gran sentido de lo correcto y lo incorrecto. Preferirán hacer cosas con fines útiles y prácticos antes que divertirse de manera distractora. Aunque temen los cambios y desconfían de lo extravagante o de la carencia de límites, tienen gran facilidad para crear en su vida un micro cosmos de orden y leyes en que la vida puede resultar sencilla y cómoda. Increíblemente protectores de los suyo y creadores de grandes familias.

5

La mente, el discurso, la comunicación. Cuando se repite éste número indica que debes acabar con tu silencio. Aproximarte a otras personas para comunicarte, expresar tus ideas abiertamente sin miedo a las represalias, se aproxima todo lo contrario. Nuevas aperturas, nuevas aventuras a través de desatar tu emoción. Debes empezar a mostrarle al mundo tus ideas, que con ella lograrás avanzar de estado o de situación.

En lo interno representa el cambio constante, la inadaptabilidad, la libertad, la necesidad de nuevas experiencias constantes. No se permiten un decaimiento o una depresión, procuran siempre estar distraídos con estímulos variados. Grandes viajeros, animados, capaces de mover masas. Viven de manera ágil y en busca de la satisfacción. Esta búsqueda, en ocasiones puede hacer que esta persona se descuide de si misma, teniendo que prestar atención a su momento presente y teniendo cuidado con los excesos. Apasionados, artistas, buscadores de tesoros, impetuosos hasta el punto de encontrar la maravilla que buscan.

6

La belleza, la complacencia, el arte, el amor. Cuando se repite el número 6 en nuestra vida, indica que está llegando el momento de darle rienda suelta a la creatividad y a la percepción armoniosa. Tal vez no te estés dando cuenta de que te rodea un estado de sosiego, que estás pasando por alto un estado propio o ajeno de amor o de ayuda. Que estás capacitada como persona para dejarte ayudar o para dar rienda suelta algo hermoso que tienes dentro. Algo que tal vez provenga de uno mismo o de otra persona con capacidad para mejorar el momento presente.

En lo interno representa la bondad, la belleza, el arte, el apoyo. Poseen un buen equilibrio entre materia y espíritu. Con cualidades sanadoras, o con inclinaciones a la ayuda del más débil. Tienen un don para el consuelo y emplean la mayor parte de su tiempo para ofrecer ayuda a los demás. Gran humildad aunque también esconden un gran orgullo fácil de herir. Encuentran una profunda satisfacción en la gratitud y en el amor que los demás les ofrecen. Tienen grandes capacidades y sensibilidad para apreciar el arte y el talento en lo demás, pero les cuesta reconocer y dar rienda suelta al suyo propio, aunque a menudo destaquen impecablemente en la música, las artes visuales y las artes escénicas.

7

Espiritualidad, premoniciones, ver lo que los ojos no ven. Cuando se repite el número 7 indica que hay que prestar especial atención al interior, que es hora de aparcar lo cotidiano y lo mundano para poder profundizar en uno mismo. Que a través de la intuición afinada se logrará conectar con aquello que desde el punto de vista terrenal es imperceptible. Confiar en la intuición y dejarse llevar por lo invisible. Número con fuerza esotérica.

En lo interno representa las facultades psíquicas y la intuición como condición y forma de vida. En muchas ocasiones personas introvertidas y con mundos aparte, donde no siempre logran encajar dentro del mundo cotidiano como quisieran o como se espera. Personas meditativas y contemplativas con gran visión de las emociones ajenas, por lo que empatizan con facilidad. En muchas ocasiones surge un gran desequilibrio entre su mundo interno y el externo, por lo que sienten fuertes deseos de retirarse a sitios poco “hostiles” donde puedan estar solos y tranquilos para poder nutrirse de ellos mismos. Suelen dar impresiones de independencia debido a su desapego, pero en realidad dependen mucho de compañías concretas aunque se encuentren al otro lado del mundo. Es complicado ver su verdadero rostro o intención, suelen ser ellos mismos cuando se sienten en círculos seguros y de confianza. Desde fuera puede parecer antisocial ya que suelen ser muy selectivos a la hora de relacionarse abiertamente. Corteses, humildes, transparentes, y grandes artistas cuando abren su mundo interior.

8

El trabajo, lo que es justo. Cuando se repite indica que llegó la hora de ser responsable con tus actos en el momento. Insistencia en los deseos para lograr las metas. Hacerle honores a una idea, ser consecuente con los retos y las responsabilidades para llegar a un fin positivo.

En lo interno representa la búsqueda del éxito económico y material. Personas seguras y de gran ambición y liderazgo. Insaciables en su trabajo y en sus empresas, procuran lo mejor de si mismos y de las personas que les rodean. Suelen ser arquetipos de trabajadores y ejemplos a seguir, aunque muchas personas no puedan seguirles el ritmo. Trabajan mejor con personas a su cargo que bajo el mandato. Su meta es el éxito y el reconocimiento, y aunque puedan embestir a sus oponentes sin inmutarse, poseen un gran carácter afable y educativo.

9

Fuerza valentía para emprender. Si se repite indica que no dudes, que te enfrentes a los retos que vienen, que te emplees a fondo, con seguridad, aplomo y determinación, que si te implicas con todo, no habrá margen de error en tu cometido. No temas, tienes las herramientas necesarias para lograr lo que crees que es complicado o imposible y fuerza suficiente para desarrollarlas.

En lo interno representa la bondad y la gentileza. Posee fuertes ideales sobre “lo correcto” y luchará por ellos a toda costa, pudiendo generar conflictos y diferencia de opiniones. Una persona protectora y de confianza, aunque al mismo tiempo independiente. Vive en una constate búsqueda de felicidad idealizada y buscará personas que puedan adaptarse a sus necesidades, con poco margen para adaptarse el/ella mismo/a. Impacientes y seguros de si mismos, su verdad es la más verdadera y si se les escucha con perspectiva podemos descubrir que pocas veces se equivocan.

Número maestros:

11

Energías masculinas y femeninas unidas. Equilibrio perfecto entre fuerza y sabiduría intuitiva. Acerca los polos opuestos para encontrar la perfección. Si se repite representa en uno la perfección, que se abre camino hacia el centro y que llegó el momento de abandonar lo sobrante para centrarse en lo importante. La intuición marca y da a conocer. Soltar lo que se arrastra, lo inútil, concentrar la fuerza en un centro.

En lo interno representa el liderazgo, personas de confianza y de palabra. A menudo se obsesionan con sus responsabilidades, pudiendo tomar distancia de sus relaciones sin querer. Posee fuertes intuiciones espirituales y una percepción ampliada de su realidad, tomando partido y a menudo proclamándose la persona que cambiará la situación para mejor. A menudo sensibles y apasionados.

(El número 11 crea la base y da paso al 22)

22

Llegó el momento de dar un paso más, deja de dudar, el camino ha sido provechoso, pero ya terminó. Ahora es el momento de aplicar lo aprendido en momentos difíciles. Avanza sin miedo, algo que se estuvo preparando ya está más que listo, es el momento idóneo para dar el siguiente paso.

En lo interno representa la ambición. Éste poderoso número proporciona y atrae fuerzas sobre-humanas. La utilización de esta fuerza depende de uno mismo, pudiendo llevarte a lo más alto o al desastre. Personas capaces de todo, movilización de masas, gran carisma y seguridad en la expresión, visionarios. A menudo desconocedores de su propio poder tienden a igualarse o a igualar a los demás, debido a su honestidad. Requieren de retiro y meditación, control, pueden tender tendencias depresivas. Cuando encuentran el equilibrio son arrolladoras, aunque pueda resultarles más difícil que a otros lograr una estabilidad. Es capaz de traer la espiritualidad a lo terrenal y darle la visión más practica posible. Con los pies en la tierra y la cabeza en el cosmos.

(El 22 es el antecesor directo, sin interferencias, del 33)

33

El número perfecto, el número mágico. Representa el dominio y conocimiento de lo material, su trascendencia. Fluye con el amor, la sanación y la magia. El número Maestro de los maestros.

En lo interno representa el silencio. Sabe hablar, sabe callar, sabe escuchar y que le escuchen. Artistas y espirituales, motivados y motivacionales. Idealizadores del amor y la paz sin lucha, sin esfuerzo. El silencio interno, no interferir es su cualidad más capaz. No condiciona ni selecciona, siente fuertes tendencias hacia el todo y no puede centrarse en grupos, unificación, comunión con todo. Constante expansión de los ideales puros. Poseen una gran capacidad para diferenciar lo que es útil para la emoción y lo que es una interferencia social fabricada.

Leer más: ¿Qué es la glándula pineal?

 

 

Publicado en Mundo anómalo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 27 comentarios

Vampirismo moderno. Tan energético como real

Elegancia, belleza, poder, frescura, inmortalidad. Estas son algunas características que achacamos a los vampiros. Seres andróginos que hemos idealizado y humanizado a través de las novelas durante siglos. Novelistas como Anne Rice, se han encargado de darles una forma humana pura e inocente, tan atrayente como anhelada por muchas personas.

VAmpiredraw

Hay gente que cambiaría su vida y su alma a cambio de un cuerpo capaz de todo, a pesar de lo maquiavélico que resulta el echo de tener que arrebatar vidas humanas para conservar la propia. ¿Qué importancia tiene el echo una vez que hemos adquirido el poder absoluto? Y es cierto, que según la lectura que se ejerza, cualquier “ascenso” o “transmigración” a un ser superior hace que la vida humana pierda importancia, cambia el punto de vista y se abandona lo propio, convirtiéndose en ajeno. Una forma de materialización, de idealización.

Siempre hemos estado acechados inconscientemente por entidades que, al parecer, se alimentan de parte de nuestra esencia, ya sea energética o física. ¿Pero podemos llamarles verdaderamente vampiros? El vampirismo que conocemos es puramente literario. ¿Pero existen los vampiros de verdad?

Sí, existen. Pero poco tienen que ver con Drácula, Lestat, o Eduard. A pesar de lo atroz que resulte, cualquier persona puede beber la sangre de otra, puede cometer atrocidades con otros cuerpos y llamarse a si mismo vampiro. Así lo único que conseguirá es hacerse un daño incalculable a si mismo y a su pobre mente, y por mucho que cumpla sus rituales literarios, jamás será un vampiro, sólo un psicópata. No, los vampiros no son humanos, si quiera pertenecen a este plano en el que vivimos, aunque si que pueden presentarse ante nosotros en forma de hombre elegante, colmilludo y sabio. Una transformación a lo material idealizada por nuestra mente, un canal que le da una forma conocida y temida por nosotros.

nosorgange

Donde hay miseria, dolor, podredumbre y abandono, se generan energías residuales poderosas capaces de tomar alguna forma de consciencia, alguna forma de libertad de elección y libre albedrío, donde su única fuente de alimentación es el miedo, la brutalidad, el dolor llevado por el terror. La energía que generamos a través de nuestras emociones posee dos polaridades. La energía positiva del pensamiento generada a través de nuestras emociones alimenta plenamente al mundo, a nuestras personas cercanas, a la naturaleza que nos rodea, generando de forma natural un bucle de reciprocidad. Sin embargo las malas energías que generamos a través del odio y el miedo, van a parar a estas entidades insaciables, que a su vez te devuelven las emociones multiplicadas para que sigas generando decadencia, empezando así su propio y asqueroso bucle de reciprocidad.

Su alimentación o síntesis, en principio es sutil, pero como a cualquier forma de vida, una buena alimentación le da fuerza para crecer, para hacerse fuerte y tener más poder para generarte aun más miedo, y así al final, a través de tu energía drenada será capaz de tomar una forma física. Al principio, interactuará directamente con tu mente, con tus sensaciones y percepciones. Después podrá interactuar con la materia, pequeños ruidos o pasos que, evidentemente harán que generes más miedo. Después sombras, golpes, objetos que se mueven y, evidentemente más miedo. Después y en un estado de inducción mental se tomará la forma física, que se generará puramente a través de aquello que enfoca tu mente, de aquello que se ha estado alimentando, se convertirá en aquello que verdaderamente temes. Un demonio, un vampiro, o incluso un niño. Éste paso llevará a un estado de terror creado expresamente a la carta del temeroso, y aquí, un festín y un ser humano convertido sólo en miedo, incapaz de generar la energía positiva, un ser humano incapacitado, alimento de vampiros. Los actos y la mente de los humanos abren la puerta a estos seres, crean su puente escalonado a la materialización.

fantasma

El vampirismo, es un acto de drenaje energético. Los humanos tendemos a humanizar todo lo que no entendemos para que nos resulte más compresible. La idea de que algo se alimente de tu miedo, se transforma en lo físico en algo que clava en ti sus dientes y absorbe tu sangre, algo puramente metafórico, para después convertirte en Vampiro, un ser que genera una vibración energética baja que se alimenta e hincha de la reciprocidad del miedo.

En los casos que un ser humano llega a morir en circunstancias de miedo o brutalidad, o ambientes donde se han generado grandes cantidades de sufrimiento, se desprenden energías ciegas o residuales que podrán quedarse estancadas durante mucho tiempo buscando alimento para crecer y tomar forma. Nuestra energía es muy poderosa, aunque en los tiempos que vivimos, imperceptible, ya que nuestra sensibilización se está convirtiendo en plástica.

Si esto genera alguna forma de temor, desde aquí de corazón, insisto en que no quiero infundir esa sensación. Pero la única manera de hacer frente a estos entes energéticos es transitando el miedo, transcendiéndolo, sencillamente no queriendo jugar a su juego.

¿Cuantas veces te han pedido que juegues a un juego al que no quieres jugar, y has dicho que no, y te has ido tan campante y feliz a hacer otra actividad más interesante? Es exactamente eso. Si tienes miedo, considera que es sólo una forma de juego, baila con tu canción favorita, mira alguna película bellísima, di sí a la paz. No luches contra tu miedo, la lucha sólo ejerce destrucción sobre uno mismo, baila, danza con tus miedos y transfórmalos en flores.

Si el miedo desaparece, las entidades desaparecen. Los rituales que hacen los médiums o videntes consisten prácticamente en eso, en erradicar el miedo, en transitarlo y dar la plena confianza de que eso seres ya no están. Llena tu ambiente de luz, que la música bella retumbe en las paredes. Recuerda que el engaño mental consiste sencillamente en la inercia y el caso que ejerce uno mismo sobre ello.

Publicado en Mundo anómalo, Trascendencia | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¿Qué son los Reptilianos?

 


Las evidencias de que no estamos solos en el universo son aplastantes. Vivimos entorno a una estrella joven, sobre un planeta más joven todavía y cada vez que observamos el cielo, sentimos una especie de congoja, de achicamiento, al pensar en la cantidad de vida que puede haber en el infinito.

Pero, ¿y si parte de aquella vida lejana y desconocida estuviera entre nosotros? No como simples visitantes curiosos, si no como verdaderos arquitectos de nuestro sistema social.

Hace muchos años que venimos hablando de este tema.

El tema de que alguien nos gobierna desde las sombras, de que una extraña y poderosa mano mueve los hilos de todo aquello que nos han hecho creer. Que nos hacen vivir con un falso concepto de libertad, con un falso concepto político y con una falsa sensación de poder de decisión y discernimiento.

Que el sistema que nos gobierna es algo más que corrupto es evidente. Pero la verdad va mucho más allá de una decena de personas trajeadas que juegan a hacerse inmensamente multimillonarios a costa del desbalance de la humanidad.

consumoymiedo

Vemos y alabamos a los títeres que nos ponen delante, escuchamos y creemos todas las palabras que salen de sus bocas vacías, creemos que vamos a mejor, que estamos creciendo y evolucionando, cuando en realidad estamos en un lento y profundo decrecimiento. Nos intoxican con medicamentos y malos alimentos, nos zombifican, nos inculcan rutinas esclavistas. Nos meten en aulas desde pequeños y nos examinan, nos califican y nos amoldan para no destacar. Nos hacen desear materia inútil que solo podemos conseguir a través de trabajar, y no tenemos capacidad para cuestionarnos el porqué.

Apenas hay fruta en los árboles, los ríos se han intoxicado, todos los recursos naturales forman parte de las multinacionales. Todo aquello que es extrae de la naturaleza, todos los bienes, son inalcanzables para millones de personas.

Pero, ¿Por qué? ¿Con qué intención?

En 1951 se encontraron en Iraq 22.000 tablillas y pergaminos que traían consigo un increíble mensaje escrito 6.000 años atrás. Decían que unas Naves centelleantes habían bajado desde el cielo, con intención de conseguir minerales de la tierra que se precisaban con urgencia. Posteriormente aquellos seres divinos habrían creado al humano desde su propia imagen para utilizarlos, en principio, como mano de obra.

Esto dicho así suena muy literario, pero la información esta ahí fuera, sólo hay que buscarla.

Pues bien, todo apunta a que estos seres no sólo siguen entre nosotros, si no que nos utilizan a su antojo y que nos tienen clausurados en este planeta a consciencia.

reptilianohumanizado

Los reptilianos son seres del submundo, es decir, que tendrían capacidad para habitar dimensiones por debajo de la nuestra, con un control de la materia y del pensamiento energético muy elevado. Son unos manipuladores capaces de cambiar su apariencia y de implantar pensamientos en nuestros cerebros. Nuestra trampa es el cuerpo, que nos limita sólo a este plano conocido donde no hacemos más que nacer y morir como una rueda que no cesa, siempre rodeados de estímulos que encierra más y más nuestra capacidad de pensamiento, y por consiguiente llevándonos a un estado adormecido y conformista insalubre.

Aquí empieza su festín, pues estos reptiles tienen un fetiche, un alimento tan necesario para ellos como exquisito, que consiste en nuestro dolor y padecimiento energético. Donde hay encierro, dolor, tristeza, miedo, brutalidad, odio y abandono ahí están ellos, por debajo de este plano palpable, alimentándose de nuestros desechos energéticos y regocijándose entre la pobreza y las guerras que nos obligan a vivir y a combatir, sin posibilidad de elegir. Estaríamos hablando de vampiros energéticos astutos con más años de evolución que nosotros, seres físicos de más de dos metros de altura, de aspecto escamoso, con una fuerza bestial capaces de aparecer y desaparecer a su antojo y de manipular una mente limitada y débil como la humana.

Alex Collier decía que estos seres consideran que el amor y sus formas de expresión representa la debilidad y que el miedo genera las energías más poderosas, y que todo ser débil debe ser un esclavo desde su nacimiento. Nos consideran, a los humanos, una obra suya y de su propiedad y al parecer no nos van a dejar escapar tan fácilmente, pues ven en nosotros alimento, como nosotros contemplamos un gallinero.

Pero por suerte hay un estado que no controlan, que no entienden y que me arriesgaría a segurar que temen, se trata del amor. Estas criaturas se ceban con las emociones que desprendemos, y se tienen que asegurar que estemos en constante desarmonización, de que nos alejemos cada vez más de nuestra fuente existencial de amor y claridad. Por esta razón es importante procurar vivir en armonía, saber que a la vuelta de la esquina siempre habrá alguien o algo dispuesto a ponernos más cargas sobre la espalda, que siempre habrá algo dispuestos a adormecernos y a meternos en la vorágine del día a día rutinario, ese huracán del que un día despiertas y dices:

Vaya, este año se me ha pasado volando y casi no me he dado cuenta de nada… Y no puedo decir que haya sido un buen año…”

Hay que salir de la vorágine vertiginosa de la vida, palparla con las dos manos y comprenderla, amarla y vivirla día a día, comprendiendo que la felicidad no es un estado, es una elección. Y por supuesto, para aquellos que tengan interés en encontrar la verdad, que estudien y se nutran de lo que aún no podemos comprender, pues lo que ya es comprensible no es más que enredo, lo que nos han hecho creer, lo que nos han enseñado, no es más que la punta de un iceberg maravilloso.

Pero OJO! No todos los seres son malos. Click aquí para leer sobre Los Pleyadianos

 

Publicado en Mundo reptiliano | Etiquetado , , , , , , , | 3 comentarios

¿Qué es la glándula pineal?

Esta glándula es un pequeño órgano del tamaño de un piñón situado en el centro de nuestro encéfalo. Durante muchos años se ha considerado un residuo procedente de fases antiguas de nuestra evolución, pero continuadas investigaciones han demostrado que secreta melatonina, una hormona que se relaciona con los ciclos de vigía y sueño, secretándose cuando hay poca luz a nuestro alrededor y facilitándonos la entrada a un estado de relajación y de intimidad profunda con nosotros mismos. En este estado podemos comprender nuestra vida de otra manera, los problemas se alejan pudiéndose tomar desde diferentes perspectivas, permitiéndonos reflexionar y obtener respuestas y soluciones a nuestras dificultades psicológicas. Aun así, se han catalogado varias sustancias cuyo funcionamiento es, por el momento, desconocido para la ciencia.

Tool_Lateralus_CD_Cover

Pero esta pequeña glándula aún va más allá. El pequeño “piñón” se encarga de mejorar tu vida, de hacerte más feliz, de mantenerte joven, de fortalecer tu sistema inmunológico, de aumentar tu creatividad y de derrocar la negatividad inútil que condiciona el día a día. Esto gracias a la serotonina, que sería otra hormona clave que se segrega a través de esta glándula. Un proceso muy similar al que produce la ayahuasca en nuestro organismo, catalogada como una droga tóxica, pero que en realidad es inocua y favorece y fortalece el despertar espiritual, y que se sigue utilizando en muchos pueblos indígenas amazónicos.

Las culturas esotéricas orientales consideran la glándula pineal el Tercer Ojo desde hace miles de años, una herramienta útil en nuestro organismo para hacer consciente la realidad espiritual que nos rodea pero que a simple vista no podemos presenciar, un punto de unión entre nosotros y las diferentes dimensiones que hay sobre el universo.

Con la pineal a pleno funcionamiento conseguiríamos un completo conocimiento de nosotros mismos, dándonos un verdadero voz y voto en todos nuestros acontecimientos. Conseguiríamos una forma mucho más abierta y empática de ver y comprender el mundo que nos rodea, veríamos nuestro valor sin condicionamientos y sabríamos discernir entre el “tú” y el “yo” sin juicios y palabrerías. Comprenderíamos, aunque suene a tópico utópico, cual es el verdadero impulso de la vida, a ver la verdadera diferencia entre quién soy y lo que la sociedad cotidiana a hecho de mi.

El problema reside en la sensibilidad de esta glándula. Su funcionamiento decrece con la edad, a partir de los siete años se adormece y a medida que crecemos se “apaga”, volviéndose inútil y rígida, como si se marchitara y secara. Cosa normal en la sociedad en la que vivimos día a día, llena de obstáculos emocionales, distanciamiento y adormecimiento de la sensibilidad y de los sentidos. Como si con los años, una pequeña capa de suciedad fuera creando costra sobre ella. Así se abandona la creencia o fe en lo que abarca lo infinitesimal y lo infinito, produciendo enfermedades o depresiones, encarcelamientos en perturbaciones psicológicas y perdidas altísimas de autoestima. 

Prayer

Despertar esta zona dormida de nuestro cerebro es tarea de cada uno, el ciclo de cultura social en el que vivimos favorece su cierre, igual que la mala alimentación o los hábitos poco saludables que estamos, en gran medida, obligados a practicar.

El silencio, la empatía, el reflexionar fuera de la tediosa consciencia social, la oscuridad natural, y la intención de hallar la paz interna y nuevas ideas serían los elementos claves para empezar a “desperezar” este pequeño motor, que sin duda repele la ira, el costumbrismo, el temor, la repetición de dogmas o ideas erradas y la idea del “yo soy superior”.

Leer más: Lo que nos ancla a la materia.

Publicado en Trascendencia | Etiquetado , , , , , , , | 11 comentarios